Lunes, 16 Mayo 2016 13:03

"Hablemos de Bullying" por la Lic. Sandra Maldonado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Hablar de bullying implica ser razonable y comprender de que se trata realmente, para no banalizar un tema tan importante. Si bien existe desde siempre este tipo de conducta es en los últimos años que toma peso y nombre.

Este término acuñó en 1993 el psicólogo escandinavo Dan Olweus, de la Universidad de Bergen (Noruega), a partir de estudios realizados en los años 70' sobre el suicidio de algunos adolescentes. Encontró que estos jóvenes habían sido víctimas de agresión física y emocional de parte de sus compañeros de escuela.

Es una palabra que proviene del vocablo holandés que significa acoso. Persecución y agresiones se detectan en las escuelas, lo que lleva a muchos escolares a vivir situaciones verdaderamente aterradoras. El agresor acosa a la víctima cuando está solo, en los baños, en los pasillos, en el comedor, en el patio. Por esta razón los maestros muchas veces no se dan por enterados.

No se trata de un simple empujón o comentario, se trata de una situación que si no se detiene a tiempo puede provocar severos daños emocionales a la víctima.

Se puede manifestar de distintas maneras por ejemplo; cuando se ignora, se aísla y se excluye al otro. Insultos y menosprecios en público para poner en evidencia al débil. Puede ser psicológico en este caso existe una persecución, intimidación, tiranía, chantaje, manipulación y amenazas al otro. De tipo físico: Hay golpes, empujones o se organiza una paliza al acosado.

Sin dudas estamos hablando de víctimas, victimarios y observadores no participantes que terminan siendo cómplices de situaciones violentas. Digo esto porque el agresor evidentemente también tiene algún tipo de conflicto que hace que tenga la necesidad de maltratar, abusar de su poder ante una persona débil e indefensa; obviamente algo debe pasarle psicológicamente para tener la necesidad de sentir placer de tener el poder. Esto es tan importante de tratar como a la víctima.

Si pensamos en las consecuencias que padecen los agresores, quienes comenten este acto terrible, diremos que en el futuro pueden convertirse en delincuentes, la persona se siente frustrada porque se le dificulta la convivencia con los demás niños o adolescentes, cree que ningún esfuerzo que realice vale la pena para crear relaciones positivas con sus compañeros.  O puede que el mismo grupo con el tiempo lo excluya cuando se da cuenta que sus acciones no son las correctas.

En tanto que las consecuencias más comunes que se dan para la víctima son: evidente baja autoestima, actitudes pasivas, pérdida de interés por los estudios lo que puede llevar a una situación de fracaso escolar, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, lamentablemente algunos chicos, para no tener que soportar más esa situación se quitan la vida. Esto último es en casos sumamente extremos.

En cuanto al observador participante, digo esto porque también es cómplice el que mira el hecho y no toma medidas, filma o fotografía la situación violenta transmitiéndola por las redes sociales exhibiendo un hecho que es lamentable y de una exposición perjudicial desde todos los puntos de vista.

Es fundamental comprender que este tipo de conductas para ser consideradas bullying deben darse en un tiempo considerable y que sea un acoso permanente que provoca síntomas clínicamente significativos para la persona que es víctima del mismo.

Una manera eficaz de prevenir esto es no sólo la información si no también la formación respecto a este tema desde todos los actores de la sociedad entendiendo por tales al  estado, docentes, amigos, familia (principal eje de la educación y formación de los niños), psicólogos esto es un compromiso de todos. Comprendiendo que sólo actuando con responsabilidad se puede evitar este tipo de flagelo que lamentablemente cada vez más afecta a nuestros niños y jóvenes.

Licenciada Sandra Maldonado

Consultas: 3571 - 530064 (Sólo mensajes de whatsApp) 

 

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

POWERED by DOCTAHOST