Viernes, 01 Abril 2016 15:06

"El pozo", Mónica Druetta

Escrito por
Valora este artículo
(5 votos)

Les compartimos un cuento de la Prof. Mónica Druetta en conmemoración a los veteranos y caídos de Malvinas.

"El pozo"

Era helado y sucio, solo barro y oscuridad…
Primero llegaba el ruido de los aviones, luego las bombas…,
entonces aparecían el miedo y el silencio…
Mario saltó en la cama y Laura lo acarició para despertarlo de su pesadilla…
Estaba acostumbrada, primero se enroscaba en posición fetal, después aparecían los gritos y luego, el temblor…

La sicóloga que lo trataba le decía, que el problema de Mario era que todavía estaba en el pozo…,
aun intentaba salvar a sus dos compañe
ros…
aun cada noche, de cada día de cada año desde que había terminado la guerra…

“Milicos de mierda”, pensó Laura mientras manejaba…
“queriendo tapar los miles de desaparecidos, las violaciones, los atropellos, habían inventado esa guerra…”
Cuando estacionó llamó a su hija recordándole la celebración…
charlaron un rato, luego vio el mensaje que Amalia, la esposa de un excombatiente, le había mandado invitándola de nuevo a una reunión de ayuda…

Esta vez fue…
siempre había dicho que no, pero Laura ya no soportaba más. Allí escuchó otros testimonios…
esposas, hijas, madres ancianas…
casi todas hablaban del pozo…
Cuando terminó la reunión, se dio cuenta que no solo Mario estaba allí, en el hueco profundo en donde los habían metido, sino que también ella lo estaba…
el pozo se había agrandado y la familia entera había caído en él…

A la noche se prepararon para la cena aniversario…
otro homenaje a los héroes de Malvinas…
y ya iban muchos, muchísimos…
Ellos ya no necesitaban más cenas, ni placas, ni monumentos…
sino un genuino reconocimiento, una explicación, una razón que les sanara el alma,
algo que les hiciera comprender que seguían convirtiéndose en héroes cada vez que se levantaban a pesar de las pesadillas,
cada vez que besaban a sus hijos y abrazaban a sus esposas a pesar del dolor y que cuando renovaban la esperanza…
el pozo no desaparecía, pero era menos oscuro, más pequeño, menos definitivo…

Mónica Druetta

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

POWERED by DOCTAHOST